Reflexión Diaria EscritaReflexiones

¿Sientes que vas solo por la vida? Hay alguien que siempre te acompaña

A veces vamos caminando por la vida, tristes y cabizbajos, pensando que estamos solos o que, los que creíamos estaban cercanos a nosotros, se han marchado. Incluso, podemos experimentar que, a quienes les has ayudado, también se hayan marchado. Bueno, pues, hoy te tengo una noticia maravillosa, Dios no te abandona nunca y nos ha regalado un ángel de la guarda a cada uno.

En los momentos difíciles de la vida o de incertidumbre, debemos saber que no estamos solos, tenemos a un ángel custodio que nos guía, que nos muestra el camino y que nos fortalece para que podamos llegar a donde Dios quiere.

Estoy seguro que, más de alguno se preguntará, entonces, si lo tenemos siempre con nosotros, ¿Por qué no lo escucho? ¿Por qué me siento perdido en la vida? Recordemos que Dios nos hizo libres y hasta nuestro ángel respeta nuestra libertad, así que él está esperando a que le hables, a que salgas del egoísmo que te encierra y te hace quedarte inmóvil.

La primera lectura del día de hoy, tomada de Ex 23, 20-23, nos asegura que no vamos solos: “Esto dice el Señor: Yo voy a enviar un ángel que vaya delante de ti, para que te cuide en el camino y te lleve al lugar que te he preparado. Mi ángel irá delante de ti”. ¿Qué más queremos? ¿Qué otra comprobación necesitamos para sentir la presencia de Dios?

Muchas veces el enemigo, quien nos conoce muy bien, sabe que metiéndonos miedo y generando gran desconfianza en nuestro corazón, puede hacernos que no avancemos en la vida espiritual y, por ende, en el camino de la santidad. Así que hace que sintamos que estamos solos, que nos han abandonado, que nos han traicionado, o bien, nos hace experimentar vacío en el interior, con tal de que nos desanimemos y hasta reneguemos de Dios, pensando que nos ha abandonado.

Quiero citar a San Bernardo Abad, quien en uno de sus comentarios, hace una apreciación personal del Salmo 90:

A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos. Estas palabras deben inspirarte una gran reverencia, deben infundirte una gran devoción y conferirte una gran confianza. Reverencia por la presencia de los ángeles, devoción por su benevolencia, confianza por su custodia. Porque ellos están presentes junto a ti, y lo están para tu bien. Están presentes para protegerte, lo están en beneficio tuyo.

Y, aunque lo están porque Dios les ha dado esta orden, no por ello debemos dejar de estarles agradecidos, puesto que cumplen con tanto amor esta orden y nos ayudan en nuestras necesidades, que son tan grandes.

Seamos, pues, devotos y agradecidos a unos guardianes  tan eximios; correspondamos a su amor, honrémoslos cuanto podamos y según debemos. Sin embargo, no olvidemos que todo nuestro amor y honor ha de tener por objeto a aquel de quien procede todo, tanto para ellos como para nosotros, gracias al cual podemos amar y honrar, ser amados y honrados.

Así que, no te olvides que tienes un ángel protector que te ayuda y te guía por donde mejor te conviene. Ellos saben muy bien el camino hacia el encuentro con Dios. No tengas miedo, no estás solo, además, ellos siempre te defienden de todos los peligros

Mostrar más
Cerrar
Ir a la barra de herramientas