Enciéndete

En el pedir está el dar

En cierta ocasión me tocó acompañar a un matrimonio que cumplía 50 años de casados y se veían rebosantes de alegría. Ya en la fiesta, una joven le preguntó a la festejada, quien era su abuelita, sobre un consejo para durar tantos años de casados.

La abuelita, con una gran sonrisa en su rostro, le contestó: “es cuestión de ir construyendo poco a poco, entregando todo con amor y paciencia, además de intentar comprender al otro en todo momento”. Su abuelo también le contestó con un rostro lleno de satisfacción, diciéndole: “si quieres ser feliz, haz feliz a tu pareja; si quieres que te quieran, quiere primero tú con todo el corazón”.

Cuánta sabiduría en las palabras de este hombre. Muchas veces los que inician un matrimonio, van con la esperanza de que los hagan felices, demostrando de esta manera, cierto egoísmo que limita la felicidad. Pero cuando te esfuerzas por hacer feliz a la otra persona, la felicidad la obtienes en automático.

Mi padre, desde pequeño, me enseñaba que en el pedir está el dar. Es decir, en la forma en que te relaciones con los demás, será la respuesta que obtengas de ellos. Si eres grosero y altanero, te van a responder de la misma manera; en cambio, si tu trato es amable, respetuoso y alegre, será lo mismo que recibas a cambio.

Por eso, si quieres ser feliz, comienza a preocuparte por hacer felices a los demás. Si buscas que te aprecien y te admiren, echa fuera de tu corazón al egoísmo y comienza a reconocer las cualidades de los demás. Si quieres que te quieran, deja de exigir y comienza a entregar tu persona; quiere tú primero a los demás, y ya verás los cambios.

No hay más que descubrir, no le des más vueltas, no busques pretextos, ni exijas de más… ¿quieres que te quieran? Quiere tú primero, ¿Quieres amigos verdaderos? Entrégate tú primero, porque en el pedir con amor, está el recibir con amor.

Nunca olvides lo que decía el psicólogo Alfred Adler: “El individuo que no se interesa por sus semejantes es quien tiene las mayores dificultades en la vida y causa las mayores heridas a los demás. De esos individuos surgen todos los fracasos humanos”. Así que, destierra el egoísmo de tu corazón y entrégate con un amor generoso en tus relaciones y verás el éxito que tendrás.

Mostrar más
Cerrar
Ir a la barra de herramientas