EnciéndeteVideos

Corta las ramas que te impidan volar…

Cuántas cosas y personas nos cortan la felicidad

Si hay algo en la vida que me preocupa y me entristece a la vez, es ver con cuánta facilidad nos instalamos en nuestras zonas de confort. O bien, que, por nuestros miedos al rechazo o el temor al fracaso, no hacemos lo que estamos llamados a hacer.

Un día una joven universitaria me preguntó si debía meter papeles para irse a un intercambio a Europa con todo pagado y hasta le daban una buena beca. Le pegunté el por qué me consultaba eso, que por supuesto que debía meter sus papales, a lo que me contestó: me da mucho miedo. Quiero compartirles un cuento que ilustra muy bien esto:

Había una vez un rey muy caprichoso que tenía una buena hija muy hermosa. Quería casarla, aunque puso una condición algo absurda. Él estableció que sería elegido aquel hombre que fuera capaz de hacer volar un halcón que desde hace un tiempo estaba posado en una rama. Y nadie, absolutamente nadie hasta el presente había logrado hacerlo. Una cantidad de personajes aparecieron en el palacio y con distintas mañas intentaron que el halcón volara, sin embargo, ninguno lo consiguió.

Cuentan que una mañana el rey se levantó y vio volando al halcón por su jardín. Su hija ya tenía pretendiente y cuando lo mandó llamar le preguntó cómo había hecho semejante milagro. Cuando estuvo frente al campesino le dijo: ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso? Entre feliz e intimidado, el hombrecito contestó: no fue difícil, su alteza, sólo corté la rama, entonces el halcón se dio cuenta que tenía alas y simplemente se echó a volar.

Todos hemos sido bendecidos con muchas capacidades para volar alto y lejos, pero hay muchas ramas en nuestra vida que nos impiden despegar. Nadie descubrimos el potencial tan grande que cada uno tenemos, hasta que no lo intentamos. Los miedos y los temores son los peores enemigos para alcanzar el éxito en la vida y la santidad. ¿Qué cosas te impiden volar y alcanzar tus sueños? ¿Qué cosas te impiden llegar a la santidad?

Algo que me llama la atención de este cuento es que el halcón necesitó de alguien que le ayudara a descubrir su potencial. Acércate a un verdadero amigo para que te ayude a cortar esas ramas que te han estancado, que te han hecho instalarte en la zona de confort o que te han llenado de miedo. Nadie llega sólo a la cima, todos nos necesitamos.

Mostrar más
Cerrar
Ir a la barra de herramientas