EnciéndeteVideos

Agua que se estanca, se pudre… no te vaya a pasar

¡Ten mucho cuidado!

Un día llegó conmigo una mamá muy triste porque era muy criticada por la forma en que se entregaba a su familia, le reprochaban que no quería salir con sus amigas y que no se daba tiempo para ella, que sólo estaba para su familia. Ella tenía muy claro cuál era la vocación que había asumido y se esforzaba por hacer lo mejor, pero no entendía por qué la criticaban. Le conté la siguiente historia:

Cuenta la leyenda que, una vez una serpiente, empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido con miedo de la feroz depredadora y la serpiente no pensaba desistir. Huyó un día y ella no desistía, dos días y nada. En el tercer día, ya sin fuerzas la luciérnaga, paró y le dijo a la serpiente:
– ¿Puedo hacerte tres preguntas?

– No acostumbro dar ese privilegio a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar.

– ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

– No, contestó la serpiente.

– ¿Yo te hice algún mal?

– No, volvió a responder la serpiente.

– Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

– ¡Porque no soporto verte brillar!

Hemos de aprender en la vida de que no venimos a darle gusto a nadie para que nos aplaudan. Debemos de hacer lo que nos toca, con mucho amor, generosidad y alegría. No podemos basar nuestra felicidad en la opinión de las personas, porque fracasaremos. Hay mucha gente envidiosa que le molesta que otros brillen y les hacen la vida insoportable a los demás.

Puede haber muchas situaciones que nos desmotivan y al no encontrar una respuesta lógica a lo que sucede, nos entristecemos, nos estancamos y nos debilitamos. Hay que tener mucho cuidado, porque ya conocemos el dicho: “agua que se estanca se pudre”. No podemos dejar que las opiniones, las críticas o las heridas, nos lastimen porque, de lo contrario, corremos el riesgo de estancarnos y frustrar nuestro camino de felicidad, haz tus obligaciones con mucho amor y alegría y deja que los perros ladren, no te mortifiques.

Mostrar más
Cerrar
Ir a la barra de herramientas