Tres consejos para que puedas ser un verdadero discípulo de Cristo

Dios no escoge a las mejores personas, sino que a las que escoge las capacita para que vayan y compartan lo que les enseña. La dinámica del llamado de Dios no se puede entender con la lógica humana, sólo hay que entenderla desde la lógica del amor. Hoy te comparto tres características que debe tener el que es seguidor del Señor, reflexionando Mc 6, 7-13:

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce, los envió de dos en dos y les dio poder sobre los espíritus inmundos. Les mandó que no llevaran nada para el camino: ni pan, ni mochila, ni dinero en el cinto, sino únicamente un bastón, sandalias y una sola túnica. Y les dijo: “Cuando entren en una casa, quédense en ella hasta que se vayan de ese lugar. Si en alguna parte no los reciben ni los escuchan, al abandonar ese lugar, sacúdanse el polvo de los pies, como una advertencia para ellos”. Los discípulos se fueron a predicar el arrepentimiento. Expulsaban a los demonios, ungían con aceite a los enfermos y los curaban.

Este trozo de la Palabra es bellísimo porque nos invita a descubrir que Jesús llamó a los apóstoles para que compartieran lo que ellos a su vez habían recibido. Muchas veces me he topado en mis Comunidades a ciertas personas que cuando las invito a algún grupo o ministerio, me han dicho: “No padre, yo no tengo nada para compartir”. Primero, no es cierto, todos tenemos algo para dar; segundo, para compartir de Jesús hay que llenarnos de Él. Esto pasó con los apóstoles, primero fueron invitados a estar con Él, para luego ir a compartir lo que de Él habían recibido.

Por eso de este Evangelio que reflexionamos quiero destacar tres puntos esenciales en la vida del discípulo del Señor:

  • Debemos llenarnos de Cristo e ir en pobreza:

Cuando nosotros basamos el éxito de nuestras charlas, de nuestros apostolados o de nuestro actuar en lo externo, ya fracasamos, ya que la verdadera riqueza se lleva por dentro, y es el encuentro con Cristo. Si un predicador por más estrafalario que se presente o un ponente por más recuerdos tecnológicos que utilice, no están llenos de Dios, todo lo que hagan serán como diría San Pablo, como un metal que resuena.

Cuando Jesús les dice a sus apóstoles que no lleven nada para el camino, les pide que no basen su apostolado en seguridades humanas, sino en Él. Les pide que aprendan a estar despojados y desprendidos totalmente, ya que únicamente así es como se puede llenar uno de Dios.

  • El Señor no los manda solos:

Jesús pudo abarcar más comunidades enviándolos de uno por uno, pero decidió enviarlos de dos en dos. Esto nos enseña a que debemos aprender a trabajar siempre en comunidad y en fraternidad, a compartir las ideas, los proyectos. No podemos sentirnos dueños de la evangelización, no somos dueños del mensaje de Cristo, no compartimos nuestras ideas, sino el mensaje de Dios.

Hay una frase que me llama mucho la atención que dice: “La comunión hace creíble la misión”. Considero que es totalmente cierta, ya que si todo mi apostolado es grande pero no quiero trabajar en comunión con la Iglesia, con mi comunidad, con mi párroco, con mi equipo, con mi familia, o con quien me toque trabajar; todo esto demerita el trabajo y se pudiera incluso pensar que se hacen las cosas por egos.

  • Sacúdanse los pies:

Esta frase me llama mucho la atención, ya que cuando a alguien no lo reciben, se le puede pegar la negatividad, se puede regresar resentido, herido o lastimado. Jesús nos invita a estar totalmente desprendidos de todo, hasta de esto. Si en algún lugar no los reciben, sacúdanse su negatividad, su cerrazón, su terquedad y vénganse libres de todo rencor.

Así que ánimo, pidámosle al Señor que nos ayude a ser verdaderos discípulos de Cristo y que estas exhortaciones las podamos vivir con amor y generosidad.

About P. José Luis González Santoscoy

José Luis es Sacerdote de la Arquidiócesis de Guadalajara, México. Tiene mucho gusto por la lectura, el cine y es un apasionado de la magia. Comprometido con la evangelización a través de los medios de comunicación.

Check Also

¿Quieres ir al cielo? Déjame te muestro el camino

Todas las grandes fiestas tienen una etapa de intensa preparación, pues también hoy comenzamos un …

¿Por qué llegan las pruebas, los sufrimientos y las tentaciones? ¿Cómo superarlas?

Qué difícil nos resulta entender las contrariedades de la vida, las pruebas que experimentamos, los …