Reflexión Diaria EscritaReflexiones

¿Tienes mal de amores? Mira quien te puede ayudar a curar eso

Muchas padecen hoy en día del mal de amores, van tristes, cabizbajos, sin ilusiones, desesperados y desalentados. Andan siempre buscando ayuda, andan rogando el amor a las criaturas y no encuentran la felicidad verdadera. Bueno, pues si tú eres uno de esos, hoy te presento al que tiene el remedio contra el mal de amores.

Hoy celebramos al Sagrado Corazón de Jesús, él es quien con su amor viene a recordarnos que sólo él puede ayudarnos a salir de esas situaciones que nos llevan a la tristeza, ya que nos recuerda el infinito amor que nos tiene.

En una de las lecturas del día de hoy, tomada de la Carta a los Efesios, San Pablo nos recuerda lo siguiente:

Hermanos: A mí, el más insignificante de todos los fieles, se me ha dado la gracia de anunciar a los paganos la incalculable riqueza que hay en Cristo.

Qué importante es que recordemos que Cristo tiene la riqueza que nos da la felicidad y nos ayuda a transcender en nuestra vida. Una riqueza que no se puede contar ni medir con nada, una riqueza que nos comparte en su totalidad, que se nos entrega gratuitamente, sólo debemos acercarnos a Él para recibir esas gracias.

Al celebrar hoy al Sagrado Corazón de Jesús es motivo para agradecerle a Dios su amor misericordioso e infinito. Jesús se le reveló a Santa Margarita María de Alacoque y le reveló su infinito amor por nosotros, dándole a conocer 12 promesas para aquellos devotos de su Sagrado Corazón.

Las 12 promesas del Sagrado Corazón de Jesús son:

A las almas consagradas a mi Corazón, les daré las gracias necesarias para su estado.
Daré la paz a las familias.
Las consolaré en todas sus aflicciones.
Seré su amparo y refugio seguro durante la vida, y principalmente en la hora de la muerte.
Derramaré bendiciones abundantes sobre sus empresas.
Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de la misericordia.
Las almas tibias se harán fervorosas.
Las almas fervorosas se elevarán rápidamente a gran perfección.
Bendeciré las casas en que la imagen de mi Sagrado Corazón esté expuesta y sea honrada.
Daré a los sacerdotes la gracia de mover los corazones empedernidos.
Las personas que propaguen esta devoción, tendrán escrito su nombre en mi Corazón y jamás será borrado de él.
A todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, el amor omnipotente de mi Corazón les concederá la gracia de la perseverancia final.

Yo quisiera sólo insistir en que nos acerquemos al Sagrado Corazón de Jesús, la realidad es que a veces sufrimos porque queremos, porque nos alejamos de la fuente de la gracia y de la alegría.

Me llaman la atención 2 promesas en particular, aquella que dice que dará las gracias necesarias para su estado. Esto es muy importante tenerlo en cuenta, ya que muchas veces pensamos que la vocación en la que estamos es muy demandante y que no podemos sobrellevar la misión. Pienso en los matrimonios que pasan por una crisis y quieren pronto abandonar su matrimonio; o bien, algún sacerdote que piensa que no puede con su misión. Hay que acercarnos al Sagrado Corazón para que nos ayude a llevar con amor y generosidad lo que Dios nos va pidiendo a cada uno.

Y segundo, aquella promesa referente a que ayudará a las almas tibias para que se hagan fervorosas. Muchas veces vamos caminando por la vida con mediocridad, sin ilusiones, con una vida arrutinada; lo cual nos lleva a la tibieza espiritual, nada nos ilumina, ni nos motiva. Acerquémonos al Corazón de Jesús para que vuelva hacer arder nuestro corazón y nos regale la gracia de la perseverancia.

Mostrar más
Cerrar
Ir a la barra de herramientas