Reflexión Diaria EscritaReflexiones

¿Puede un sacerdote hacer magia?

Hoy estamos celebrando el día de los magos y lo hacemos porque hoy es el día de San Juan Bosco, sacerdote italiano, dedicado a la juventud y fundador de la Congregación de los Salesianos, quien era mago y utilizaba la magia para atraer a los jóvenes, los entretenía y luego les hablaba de Dios.

San Juan Bosco desarrolló métodos de enseñanza basados en el amor en lugar del castigo, método que luego se conoció como el Sistema Preventivo. Simplemente utilizaba esta habilidad como una herramienta para poder atraerlos y luego darles el mensaje de amor del Señor. ¿Pero esto es posible?

Yo tengo año y siete meses de sacerdote y también hago magia, salgo a las calles a predicar con la magia, en mis catequesis infantiles la utilizo muy seguido y en las misiones también es una herramienta muy útil. Vengo practicando este arte desde hace aproximadamente 15 años, incluso, la magia me apasionaba desde antes de entrar al Seminario.

En alguna ocasión que estaba presentándome en la recepción de un concierto de alabanza que iba hacer en un Auditorio muy reconocido, alguien se acercó y me preguntó, porqué hacía magia si la Biblia lo prohíbe. Te pongo un ejemplo de los Hechos de los Apóstoles 13, 8-10:

Pero Elimas el hechicero (que es lo que significa su nombre) se les oponía y procuraba apartar de la fe al gobernador. Entonces Saulo, o sea Pablo, lleno del Espíritu Santo, clavó los ojos en Elimas y le dijo: «¡Hijo del diablo y enemigo de toda justicia, lleno de todo tipo de engaño y de fraude! ¿Nunca dejarás de torcer los caminos rectos del Señor?

Nosotros, al hacer magia, no pretendemos hacer milagros, ni cambiar la realidad, ni hacer cosas paranormales, son trucos que hacen ver la realidad de otra manera. Además, por supuesto que NO pretendemos apartar a la gente de la fe en el Señor, al contrario, buscamos que estén más cerca del Señor.

Y es por eso que algunos se preguntan ¿puede un sacerdote hacer magia? Por supuesto que sí puede hacerla, puesto que lo que nosotros hacemos no es magia negra, magia con espíritus, sino una prestidigitación, es decir, una habilidad con las manos para crear una ilusión a través de un efecto, al cual le ponemos un mensaje.

Son herramientas que se pueden utilizar para poder evangelizar, captar la atención, fijar un mensaje o enfatizar algo. A mí me llama mucho la atención cómo los jóvenes actualmente son mucho más visuales que auditivos, estamos en la era de la imagen, y es más fácil que un mensaje se le quede grabado con algo visualmente respaldado.

Además, la magia, al ser algo lúdico, es algo noble, atractiva y bondadosa, a todos les gusta y les atrae. Yo quisiera compartirte algunos de mis videos en donde he salido a las calles a realizar algunas magias y de cómo la gente se sorprende al ver a un sacerdote hacer magia, y luego, llevarse un bonito momento con un buen mensaje de evangelización.


Ir a la barra de herramientas