Reflexión Diaria EscritaReflexionesSantos

Hoy día del trabajo, imitemos 4 virtudes de San José Obrero

¡Qué paradoja, celebramos el trabajo sin trabajar!

¡Qué paradoja, celebramos el trabajo sin trabajar! Espero que esto no suceda con las demás cosas, por ejemplo, que celebremos el amor sin amar, que celebremos la alegría viviendo frustrados, que celebremos la gracia viviendo en pecado. Hoy celebramos a San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el día mundial del trabajo.

Quiero que reflexionemos sobre el texto de Mateo 13:

En aquel tiempo, Jesús llegó a su tierra y se puso a enseñar a la gente en la sinagoga, de tal forma, que todos estaban asombrados y se preguntaban: “¿De dónde ha sacado éste esa sabiduría y esos poderes milagrosos? ¿Acaso no es éste el hijo del carpintero?

¿No se llama María su madre y no son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Qué no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde, pues, ha sacado todas estas cosas?” Y se negaban a creer en Él.

La fiesta de San José Obrero la instituyó el Papa Pio XII en 1955, con la cual, el Papa desea resaltar el valor real del trabajo. San José, hombre justo y trabajador, es modelo de entrega y de servicio. Su ejemplo nos motiva y nos hace valorar el trabajo honesto y perseverante. San Juan Pablo II en su encíclica Laborem exercens decía que

Mediante el trabajo el hombre no sólo transforma la naturaleza adaptándola a las propias necesidades, sino que se realiza a sí mismo como hombre, es más, en un cierto sentido ‘se hace más hombre’.

Debemos aprender a valorar el trabajo como una oportunidad para dignificar nuestra persona. Pero tampoco nos debemos volcar únicamente al trabajo, de tal manera que perdamos el contacto con la realidad y descuidemos tantas otras áreas de nuestra vida como son: la oración, la familia, el convivio con los demás y la caridad.

Al celebrar el día del trabajo se nos propone como modelo a San José, hombre entregado y fiel a todas sus labores. De San José podemos aprender muchas cosas, la escuela de Nazaret nos acerca de una manera confiable al Misterio del Amor. José nos enseña que el trabajo es gozo y dolor, servicio a la comunidad y cercanía con Dios.

¿Qué virtudes podemos aprender e imitar de San José?

Hombre justo:

Esto quiere decir que San José era un hombre bueno, noble, de gran corazón. Siempre se preocupó por su familia, un hombre recto y sin doblez alguno. Cuando María resulta estar embarazada, éste quiere repudiarla, pero en secreto. San José tiene buenas intenciones y un corazón recto.

Hombre que confía en Dios:

Muchas veces vivimos vidas vacías por no encontrar la voluntad de Dios en nuestras vidas, o bien, a veces la encontramos y no nos aventuramos a realizarla. San José, como todo hombre, tuvo ciertas dudas en lo que estaba pasando, pero eso es muy bueno, ya que cuando Dios quiere algo importante de ti, el primer signo de ello es que hay una gran duda. No nos debemos quedar con la duda y ya, sino que hay que ir a la oración y en ella encontrar el sentido de lo que Dios quiere, ya que quien se hace preguntas de frente a Dios y profundiza en su fe, llega a encontrar la Verdad.

Hombre obediente:

Una vez que el ángel le revela en sueños a José que todo lo que está sucediendo es parte de la Obra de Dios, San José no titubea en recibir a María, tiene una perfecta obediencia al plan de Dios. Ante las dificultades de la vida, es muy fácil que nos vengamos para abajo, que no queramos seguir adelante, que fracasemos en nuestros planes, etc. Recuerda que Dios, a través de sueños se comunicaba con los hombres. ¿De qué manera Dios se estará tratando de comunicar contigo y tú no lo escuchas? O bien, si lo escuchas ¿Por qué te cuesta trabajo obedecerlo?

Hombre trabajador:

San José sabía que estaba custodiando y criando al Hijo de Dios y esto no se aprovechó de esto para tratar de sacar partida de la situación, sino que su entrega y trabajo cotidiano fueron ejemplares. ¿De qué forma nos entregamos a lo que hacemos? ¿Nuestro trabajo es honesto y responsable?

Ir a la barra de herramientas